Cronicidad y la gestión de los cuidados, bases del futuro liderazgo enfermero

Print Friendly, PDF & Email

Fuente Diarioenfermero

Cronicidad y la gestión de los cuidados, bases del futuro liderazgo enfermero

Extracto del artículo original:

GEMA ROMERO.- “Los enfermeros están perfectamente capacitados, tenemos competencias y podríamos estar ocupando más puestos de responsabilidad. ¿Cuáles son los motivos por los que somos tan pocos los que lideramos puestos donde se deciden las políticas sanitarias?”. Con esta pregunta de Begoña Tundidor, enfermera, diputada y portavoz en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados ha dado comienzo un apasionante debate sobre liderazgo en la enfermería.

Organizado por el Consejo General de Enfermería, como pistoletazo de salida de los actos de la semana de la enfermería, con motivo del Día Internacional de las Enfermeras que se celebra el próximo 12 de mayo, el debate ha contado con la participación de destacados líderes enfermeros en distintos ámbitos: Begoña Tundidor, diputada nacional por el PSOE; Rosa M.ª Salazar, directora gerente del hospital de Guadarrama (Madrid); Julio Fernández, presidente de la Conferencia de Decanos de Enfermería de España; Marisol Ochandorena, directora asistencial del área noroeste de la Gerencia de Atención Primaria de Madrid; Pedro Soriano, técnico de la Subdirección General de Humanización de la Asistencia Sanitaria y coordinador de FFPaciente; y, Carmen Castilla, secretaria general de UGT Andalucía.

Diagnóstico de situación

La primera parte del debate se ha centrado en el diagnóstico de la situación, en contestar esa primera pregunta de por qué no hay más enfermeras que realicen gestión en los diferentes ámbitos.

Para Begoña Tundidor la raíz del problema es que “tenemos una sociedad excesivamente medicalizada”, en la que pasa desapercibida la labor de la enfermería. “Las enfermeras somos la columna vertebral de los hospitales y centros de salud, de todos los sitios en los que trabajamos” y, sin embargo, “no existe un reconocimiento verdadero de lo que hacemos”.

Para Julio Fernández, el machismo de una profesión feminizada también influye sobre manera. Donde el ciclo vital de la mujer, con la maternidad, ve muy limitada su capacidad. A ello se suma el hecho de que todavía existe una gran brecha como es el “sometimiento que hemos tenido con respecto a la profesión médica. Está instalado en el inconsciente colectivo y habría que erradicar ese sometimiento”, tanto en la sociedad como en los propios profesionales.

En otro de los aspectos machistas, subrayados por Fernández, coincidía la secretaria general de UGT Andalucía -primera mujer en 130 años de historia en estar al frente de una secretaria general en el sindicato-, como es en la feminización de la profesión. “Es algo que ha ido en nuestra contra”. Hoy en día todavía tenemos que ver cliché de la enfermera con minifalda, como sucedió la pasada Nochevieja en TVE, toda una ofensa para la profesión pero que, a su juicio, también retrata a la sociedad en la que vivimos: “pues quien ofende a esta profesión hace que esta sociedad sea menos libre”.

Para los jóvenes, recién graduados, la situación, aunque en cierta forma diferente a la de sus predecesores de generaciones anteriores, que ya no viven la subordinación, lo que se ceba es la precariedad laboral. Como explicaba Pedro Soriano, “cuando tienes contratos precarios, lo que buscas son puntos y te planteas porqué estás haciendo cosas que no te sirven para la estabilidad laboral. Así es difícil pasar a la acción, porque las estructuras son difíciles de cambiar”, señalaba.

Orgullo de profesión

Desde ámbitos muy distintos, y con trayectorias muy diferentes, todos los ponentes en lo que sí han coincidido es en el orgullo que sienten por su profesión. Serán políticos, sindicalistas, profesores o gestores sanitarios, pero todos tienen muy a gala su condición de enfermeros y enfermeras, aunque han vivido la asistencia sanitaria de diferente forma. Por ello, las soluciones que aportan para mejorar el liderazgo de la enfermería también son diferentes.nosotros”.

Liderazgo que deberá producirse en todos los ámbitos sociales, incluyendo el de la política, pues como señalaba Begoña Tundidor, “donde se cambia la vida de las personas es haciendo las leyes. Donde tenemos que estar las enfermeras es donde se hacen las leyes. Es en política donde se decide todo lo que le va a pasar a nuestra profesión y en la sanidad”. Así ha recordado que la visión médica y enfermera de la sanidad no coinciden. “Tenemos un camino complicado, debemos creernos lo que somos y comenzar a revindicar el reconocimiento social y facilitar que todos podamos ocupar puestos de gestión en todos los ámbitos, y que tengamos voz donde se cuecen las cosas”, ha subrayado. Para todos ellos, el momento del liderazgo enfermero ha llegado, el envejecimiento, la cronicidad, los cuidados, son muy importantes y son trabajo enfermero. Una reivindicación que la profesión ha de hacer unida.

 La hora de la enfermería

Precisamente esa reivindicación de los cuidados, cuya hora parece que por fin ha llegado, también ha servido al presidente del Consejo General de Enfermería para alertar de uno de los riesgos que acechan a la profesión: “Todos quieren cuidar, sean o no cuidadores, sepan o no hacerlo, sea parte de sus funciones o no”, señalaba Florentino Pérez Raya aludiendo a lo que se ha venido en llamar la “farmacia comunitaria”. Como señalaba Pérez Raya, la enfermería es la profesión de los cuidados y “antes de ver invadidas nuestras competencias por aquellos que no las poseen, antes de que eso suceda habrán tenido que cambiar el modelo farmacéutico para situarlo en un nuevo marco de respeto a la competencia”, ha recalcado, afirmando que “es el momento, de los cuidados, es la hora del cuidador, es el tiempo de la enfermería”.

Leer artículo completo en Diario Enfermero

Deja un comentario